LOS DATOS DE LA PSICOTERAPIA

¿En qué porcentaje funciona?

Las investigaciones de los últimos años son concluyentes: la psicoterapia es una práctica eficaz (Smith y Glass, 1977). Los resultados muestran que el cliente medio de una psicoterapia está mejor que el 80% de los que que no la reciben.

Además, es más efectiva que una buena parte de los tratamientos farmacológicos, más barata y con menos efectos secundarios. Puedes encontrar más estadísticas sobre psicoterapia en Bados y García (2008)

 

¿Cuanta dosis de psicoterapia es necesaria para producir cambios?

La duración de un tratamiento depende mucho de algunos aspectos del cliente: el problema por el que consulta o su motivación para trabajar. Pero está todavía más condicionada por el modelo que asuma el terapeuta que escoja para realizar el tratamiento. La tendencia de la psicoterapia es a ser una intervención breve y acotada a un momento de crisis en la vida de las personas; la media de sesiones suele estar en torno a 6 (Kleinke,1994). 

 

 

¿Cuánta gente abandona los tratamientos?

Ya se ha señalado que en torno al 30% de los usuarios no acuden a la segunda sesión y son dos las variables de cliente que se asocian principalmente al abandono: un bajo estatus socioeconómico (Berrigan y Garfield, 1981) y un pobre nivel cultural (Rabin, Kaslow y Rehm, 1985). 

 

 

¿Hay personas que empeoran con las tratamientos?

Lamentablemente sí. La conclusión de Lambert y Ogles (2004) es que entre un 5 y un 10% de pacientes empeoran.

 

¿Hay diferencias en resultados entre enfoques de psicoterapia?

Según Wampold (2010) en la actualidad tendríamos unos 500 enfoques diferente. Pero,  ¿hay diferencias en eficacia entre los distintos modelos? La respuesta es que la diferencia en cuanto a eficacia entre los distintos tratamientos es, si existe, de poca magnitud. En otras palabras, que los diferentes enfoques de tratamiento consiguen resultados my similares (Smith & Glass, 1977; Wampold, Minami, Baskin, & Tierney, 2002).

 

¿Quién puede hacer psicoterapia?

La meta de la psicoterapia es corregir las dificultades psicológicas. Este objetivo es tan amplio y difuso que es difícil establecer criterios claros sobre quien puede (o más bien quién no puede) dedicarse a él. Se supone que cuando esos problemas cumplen criterios de trastorno psicológico, sólo los psicólogos clínicos o los psiquiatras pueden poner en marcha "tratamientos específicos" para resolverlos.

En la práctica la diferenciación no es tan fácil. Un montón de profesionales diferentes usan técnicas psicológicas: mediadores, expertos en coaching, trabajadores sociales o orientadores escolares. Algunos de ellos son psicólogos y otros no.

Al final, el nombre que le ponemos al tipo de intervención tiene más que ver con el contexto en el que se realiza y el profesional que la lleva a cabo, que con la técnica que se utiliza.

Te dejo con otro interesante reportaje sobre el exceso de medicación en niños.

En este mundo siempre en busca de la perfección, en el que nos parece que todo se puede resolver con pastillas, al final acabaremos tomando todos "pastillas para no soñar" como dice Sabina. ¿O no? Viva la rebeldía.

Alberto Rodríguez Morejón
Licencia Creative Commons