EL MINDFULNESS

HISTORIA

El Mindfullnes o como se ha traducido al castellano “atención plena” o “conciencia plena” consiste según John Kabat-Zinn en prestar atención de una manera especial a lo que ocurre en el momento presente y sin juzgar. El Mindfulness es una de las corrientes de lo que se conoce como terapias contextuales.

Algunos personajes claves para entender la historia del éxito de estas prácticas aplicadas a la psicoterapia son:

  • John Kabat-Zinn, es el primero en transformar la práctica de la meditación en un programa terapéutico para usar con personas estresadas.
  • Zindel Segal, John Teasdale y Mark Williams aplican el programa de Kabat-Zinn a la depresión y demuestran su potencial para disminuir recaídas.

PERSONA

Los seres humanos tenemos una capacidad limitada para manejar informaciones en nuestro espacio de conciencia. Este espacio puede estar ocupado por informaciones externas o por contenidos de nuestra memoria. Así que podemos mirar hacia afuera y estar disfrutando de lo que allí ocurre, o podemos quedarnos atrapados en procesos internos cognitivos y emocionales.

PROBLEMAS

Los teóricos del mindfulness diferencian entre dos tipos de funcionamiento:

  • El modo hacer, para ser felices establecemos metas y nos obligamos a perseguirlas. Cuando las alcanzamos la satisfacción nos dura poco porque siempre hay un nuevo objetivo que podemos conseguir. Además, en ocasiones la solución no existe, o no depende de nosotros. Entonces corremos el riesgo de quedarnos atrapados en un proceso de búsqueda de soluciones interminable. En cualquier caos este estilo de vida nos lleva a vivir en “piloto automático”, instalados en la rutina y en nuestra constante búsqueda interior, que hace que nos perdamos todo lo valioso y original que ocurre fuera.
  • La alternativa a este estilo de actuación es lo que se conoce como el modo ser. En este caso el Yo no está tan preocupado de conseguir cosas o de tener éxitos. La persona vive en el presente, experimentando la sensación de frescura y libertad que se deriva de poder disfrutar cada momento.

INTERVENCIÓN

OBJETIVOS

La meta del Mindfulness es cambiar el estilo de vida de las personas. Ayudarles a encontrar un equilibrio entre el modo hacer y el modo ser que se concreta en las siguientes habilidades:

  • Aprender a controlar la atención para dirigirla al presente.
  • Mantener una relación distinta con pensamientos, emociones y sensaciones.
  • Abandono de intentos de solución reactivos producto de vivir con el piloto automático.

EL TERAPEUTA

Es un guía que acompaña en la experiencia. Por eso, debe estar entrenado en todas las prácticas que va a enseñar a sus clientes.

Es también de alguna manera un maestro que ha asumido un estilo de funcionamiento que le convierte en modelo para los aprendices.

 

TÉCNICAS

Antes que técnicas el Mindfulness es una filosofía que el usuario debe asumir: vive en el aquí y ahora con una mente de principiante, abierta a la experiencia, desde la curiosidad de aprender siempre algo nuevo. Para ello acepta las cosas como son en cada momento y confía en tus propias potencialidades.

Para conseguir estos cambios hace falta un “entrenamiento mental”. La meditación formal es una alternativa para hacerlo, pero también hay un Mindfulness informal que usa actividades de la vida cotidiana para entrenar.

Meditación informal

Consiste en establecer momentos del día concretos para vivirlos con “consciencia  plena“. Veamos algunos ejercicios para trabajar:

  • Actividades de “saborear”: puede ser algo tan sencillo como una ducha, o escuchar una canción, sentarse en el parque a contemplar la naturaleza o comer saboreando al máximo los alimentos. También sirve tomarse de vez en cuando “tres minutos para respirar": hacer tres respiraciones con atención plena y volver a la realidad, sea cual sea, para vivirla con consciencia plena.
  • Actividades de focalización: contar, describir, o fijarse en algo concreto.

Meditación formal

Esta opción supone ya una práctica sistemática. Veamos un esquema general para un ejercicio básico.

  1. Lo habitual es hacerlo sentado o en la posición del loto.
  2. Se puede iniciar con algún ejercicio de relajación del tipo “body scan” o visualización positiva relajante.
  3. A partir de ahí la práctica consiste en elegir un foco hacia el que dirigir la atención y mantenerlo allí. Puedes er la respiración o un “mantra”.

Este ejercicio básico se puede completar cuando queremos trabajar específicamente algo relacionado con pensamientos o con emociones.

  • Para trabajar con pensamientos se le puede pedir a la persona que está meditando que asuma una posición de observador de su actividad mental.
  • Para trabajar con las emociones, la persona “invita” a una preocupación y le deja estar, localiza las sensaciones corporales que la acompañan y le asigna un nombre (miedo, ira, desesperación).

Las emociones se pueden convertir también en el objeto de la meditación: activamos en la mente  sentimientos de compasión o bondad y dejarlos ahí.

En esta misma línea están las prácticas de auto-compasión que consiste en usar como ancla un conjunto de frases de auto-consuelo: “que esté a salvo, que sea feliz, que esté sano, que viva a gusto”.

PROCESO TERAPÉUTICO

John Kabat-Zinn y más tarde Segal y colaboradores diseñan un programa de intervención de ocho semanas.  En él se reflexiona sobre los diferentes cambios de actitud vital que son útiles para afrontrar los estado depresión y ansiedad y además se enseñan de una forma práctica las diferentes técnicas de respiración y meditación que constituyen el Mindfulness.

Pero la filosofía es tan simple y las técnicas tan útiles que no son difíciles de aplicar como complemento a cualquier intervención terapéutica de otro modelo.

ENLACES DE INTERÉS

¡Que buen rollo la meditación!,¡cuanta paz! Pero también es bueno un poco más de marcha. Concéntrate en el presente y "Respira el momento" con Calle 13.

Alberto Rodríguez Morejón
Licencia Creative Commons